«Participamos en Hariak porque vimos que a veces llegábamos tarde en nuestra intervención»

En primera persona: Hurkoa

José Ignacio del Pozo, director gerente de Hurkoa, explica las iniciativas con las que cuenta la entidad para combatir la soledad

¿Cómo y por qué decidieron vincularse a la estrategia Hariak?

Hurkoa lleva años observando a través de sus diferentes servicios, Centro de Día, Tutela, Fragilidad que hay muchas personas mayores en situación de soledad no deseada, que casi siempre llegábamos tarde en nuestra intervención y qué alguna respuesta deberíamos dar además de nuestros servicios. Cuando desde Adinberri se nos invitó a participar en la reflexión de la estrategia nos pareció una buena oportunidad a no dejar pasar.

Hasta la fecha, ¿en qué ha consistido su participación en la estrategia?

Hemos participado en el grupo motor en un segundo momento, cuando se abrió a más organizaciones, en los grupos y talleres aportando nuestra visión y experiencia y aprendiendo de las de otras entidades.

¿Qué proyectos específicos para paliar la soledad no deseada estáis realizando? 

Hemos creado un grupo con otros agentes del entorno de Cáritas para poner en marcha iniciativas conjuntas. Además con un grupo de personas voluntarias hemos empezado a realizar visitas y testeos de mayores en situación de soledad no deseada. Luego se les deriva, si ellas quieren, a los servicios que hay en la sociedad.

¿Qué requisitos debe cumplir una persona que quiera hacerse voluntario?

Para ser persona voluntaria en Hurkoa lo que pedimos es; ser mayor de edad, disponer de tiempo, apetecerle colaborar acompañando a personas mayores y teniendo en cuenta nuestra Misión, Visión y Valores. La mayoría de las personas voluntarias en nuestra Fundación son personas mayores de entre 55 y 70 años comprometidas con la labor de  apoyar a personas que necesitan ayuda y compañía.